El tiempo pasa inexorablemente y en ese proceso de seguir avanzando sin detenerse nos encontramos en el tercer mes del año.  Ya hemos conversado sobre las complicaciones que puede llevar a la práctica los planes que nos proponemos. También hemos dado algunas recomendaciones al respecto de cómo materializar lo que nos proponemos ya que de todos es conocido que todo esfuerzo que realizamos implica la inversión de recursos como el tiempo, la energía y en muchos de los casos: dinero.  Así es, nuestras finanzas personales se ven afectadas.

Podría interesarte: El fenómeno de la cuesta de enero ¿finaliza en febrero?

Habiendo avanzado ya casi tres meses en este año, no se ve tan lejano que en similar tiempo del que hemos recorrido nos encontremos en la época donde todo ciudadano que se encuentre en relación de dependencia esté próximo a recibir el tan ansiado Bono 14. Sin embargo, en muchos de los casos cuando esa época llega, lejos de ser de alegría se convierte en tristeza. “El bono ya tiene dueño” es una de las expresiones más comunes y ciertas, que se escuchan. La tristeza surge del reconocimiento que el dueño no sería la familia, sino los acreedores con quienes se generan compromisos por encima de lo habitual.

Planifique con anticipación.

Posiblemente usted estará pensando que nos estamos adelantando mucho en escribir esta nota, sin embargo creemos que nunca es demasiado temprano para empezar a tomar decisiones sabias.  Si bien faltan algunos meses, este podría ser el mejor momento para planificar sobre lo que hará con el próximo bono 14 y, por qué no decirlo, del aguinaldo y los futuros ingresos que podamos recibir.  

Recuerde que planificar no es otra cosa sino la suma de los esfuerzos que nos llevarán a cumplir con nuestros objetivos.  Por tal razón, es importante que considere cuáles son los objetivos que tiene propuestos alcanzar (incluyendo las finanzas personales)  para que todo ingreso que reciba no se diluya en otros elementos que no aportan a lo que usted busca conseguir.  

Tema de interés: Negocios Familiares ¿Cuál es la fórmula para que trasciendan…?

Decida hoy lo que hará mañana.

Nuestra forma natural de ser está llamada a ser visionaria, enfocada en el futuro y no en el pasado. Más que para resolver nuestros problemas financieros del pasado, el dinero y la provisión que ingresa por cualquier fuente a nuestra vida, debiera convertirse en lo que nos permita construir lo que hacia delante deseamos alcanzar.  Desarrollar una visión de nuestro futuro seguramente nos llevará a tomar decisiones relacionadas con nuestro manejo financiero en el presente. Así que recuerde, en la mejora de nuestras finanzas personales,  el bono puede convertirse en un buen abono para hacer germinar esos sueños que seguramente tiene atesorados en su corazón.

Video: Cuarto encuentro ciudadano, 1a. parte

Check Also

La presidencia ¿amenazada?

La mayoría de los problemas que se dan entre dos partes suelen ser, en el fondo, un tema d…