Aquí te mostraremos la verdadera historia de una de las familias más ricas de Guatemala.

La historia de esta familia comienza a principios del siglo XX cuando el inmigrante español Juan Bautista Gutiérrez llegó a Totonicapán. Fue en este lugar donde se fundó en 1920 el primer negocio de la familia Gutiérrez. Esos son los humildes inicios de una corporación que hoy llega a su centenario.

Se trataba de un pequeño negocio que proveía de insumos a los habitantes del pueblo y que con el paso del tiempo se extendió a otras áreas. En esa época eran los mismos miembros de la familia Gutiérrez quienes atendían el negocio.

Posteriormente, don Juan Bautista decidió comprar el negocio que su padre había establecido y podríamos señalar con certeza que esos fueron los inicios de uno de los grupos empresariales más exitosos de Latinoamérica.

Para 1963, Juan Bautista Gutiérrez fundó Molino Excelsior, generando otra fuente de trabajo para los guatemaltecos, algo que 55 años después funciona como una empresa de desarrollo de trigo y cereales mediante la producción de harinas de trigo y maíz, pasta y galletas. En 1964 ingresan al mercado avícola con la fundación de la Granja Villalobos en Guatemala y siete años después nace su empresa más emblemática, Pollo Campero.

Hoy en día Corporación Multi Inversiones cuenta con proyectos en más de 14 países en tres continentes con más de 45 mil colaboradores.

Sin embargo, la Familia Gutiérrez Bosch nunca ha olvidado sus orígenes humildes y de allí viene su gran vocación social y su compromiso por el desarrollo de Guatemala y la región.

 

Check Also

Ellos son los empresarios más admirados de Centroamérica

A propósito de su edición especial por el Bicentenario de la Independencia de Centroaméric…