Hoy en día son cada vez más necesarias las habilidades de liderazgo en cualquier aspecto de la vida. No sólo en el ámbito privado, sino también en las organizaciones públicas o sin fines de lucro, peor incluso más allá del mundo laboral, en ambientes educativos y hasta en las familias, es decir, en cualquier ambiente en donde se requiera alcanzar objetivos colectivos, se necesitan cualidades de liderazgo y distintos tipos de líder.

No todo buen líder es el que pone grandes expectativas en el grupo y no necesariamente debe existir un líder por equipo. Cada quien de acuerdo a su personalidad puede practicar un tipo distinto de liderazgo y todas esas cualidades son esenciales para el logro de objetivos colectivos. Puedes ser un líder más orientado al logro de un gran objetivo o puedes ser un líder más enfocado en las personas.

¿Cuáles son las cualidades esenciales de un buen líder?

  1. Logra identificar las fortalezas y debilidades de su equipo. Así como cada cabeza es un mundo y cada persona es diferente, los equipos son distintos. Un buen líder se preocupa en conocer a las personas de su equipo y está consciente de sus fortalezas y de sus áreas de oportunidad. Por esta razón, un buen líder sabrá cuáles metas son posibles en el corto, mediano y largo plazo y la manera de alcanzarlas.
  2. No teme tomar riesgos y piensa fuera de la caja. Muchas veces las soluciones o la toma de decisiones viene acompañada de mucha incertidumbre. Usualmente no tenemos el 100% de certeza sobre el futuro y nos toca decidir sin tener toda la información disponible. El buen líder es el que se sobrepone a la incertidumbre y no teme tomar riesgos cuando se necesita. Esto no debe confundirse con una actitud irresponsable ante la vida, pero más con capacidad rápida de resolución. Un buen líder debe tener claros los costos y beneficios de sus decisiones y debe asumir las consecuencias cuando se trata de un mal juicio.
  3. Sabe escuchar al equipo y a externos. No teme al feedback. Un buen líder escucha las necesidades, intereses y expectativas de su equipo, ya que al final son su activo más valioso para el logro de objetivos. Básicamente el trabajo de un líder es manejar el talento y capacidades del equipo para le logro de objetivos y eso no puede suceder si el líder no se preocupa por la gente a su alrededor. En este punto es importante rodearse de personas que se alineen a los valores de la empresa u organización y que en un momento álgido, no teman decir lo que piensan. La mayoría de las veces no nos gustan las críticas negativas, pero son necesarias si hay áreas de oportunidad que fortalecer. Por eso un buen líder no teme al feedback de su equipo y de externos, más bien lo busca para ser cada día mejor.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Check Also

¿Por qué Jurassic World Dominion decepciona a la fanaticada?

La franquicia que comenzó en 1993 con la obra maestra de Steven Spielberg sobre un parque …