Tal pareciera que el sistema político no deja de dar de qué hablar. Lamentablemente no para bien, si no todo lo contrario.  Conforme el proceso electoral sigue avanzando de cara a los comicios a celebrarse en junio próximo, las revelaciones de situaciones de corrupción, finiquitos incompletos y ahora de involucramiento de narcotráfico han empañado notablemente lo que debiera ser una fiesta cívica.

Podrías leer: La presidencia ¿amenazada?

No es nuevo

Ahora bien, la presencia del narcotráfico pareciera que no es una novedad dentro de la política.  Como un secreto a voces la noticia de la captura de uno de los candidatos a la presidencia se convirtió en un anuncio público que es de sobra conocido en el medio: el narcotráfico ha estado, está y lamentablemente parece que seguirá siendo de influencia en la política. Solo basta con recordar como Arnoldo Vargas, exalcalde de Zacapa, fue capturado (1990) y extraditado (1992) a Estados Unidos para luego ser condenado por narcotráfico a 30 años de prisión.

Carteles como los de Sinaloa y los Zetas se encuentran dentro los que, en algún momento, han sido vinculados con personas vinculadas a la política y en todos los casos se coincide con conversaciones en las que se han realizados supuestos acuerdos que permitirán una libertad en el comercio de las drogas.   

Tema no mencionado

Muchos en sus campañas hablan de temas como la educación, violencia, salud y más recientemente: la corrupción. Estos aspectos merecen alta atención, aunque a decir verdad la historia nos ha dicho que han sido tópicos usados de manera populista para captura de votos en lugar de representar acciones concretas que se puedan traducir en avances para el país; sin embargo, poco o nada se dice del narcotráfico y las consecuencias que conlleva su presencia en nuestros países.

Aunque en general, Guatemala es considerada un “país de tránsito”, esto se debe a que el consumo en comparación con países como Estados Unidos no es significativamente equivalente en proporción; pero, esto no deja por un lado que el consumo en este país se esté dando de manera local y se convierta en parte de un ciclo de destrucción que está consumiendo al país.

Esfuerzo Conjunto

El expresidente de Colombia, Andrés Pastrana, en una entrevista otorgada a “Razón de Estado” indicaba que “la lucha contra el narcotráfico no debe ser el esfuerzo de un solo partido político, sino la prioridad  de todo país” .  Se necesitan aspectos de desarrollo integral para que el país esté preparado para hacer un frente ante la incursión del narcotráfico.  Se necesita el apego a principios que eleve el nivel de integridad, no solo en los involucrados en la política, sino en la sociedad en general para que el cáncer de las drogas deje de avanzar y causar dolor y destrucción en nuestros países.

Pastrana hizo ver la importancia que tiene establecer políticas de Estado que perduren más allá del período de gobierno de cualquier grupo de personas e hizo ver la necesidad de pensar en el largo plazo para afrontar esta lucha.

Lo cierto del caso es que, mientras este proceso electoral sigue siendo manchado por capturas de candidatos ligados al narcotráfico y señalamientos en silencio de más involucrados, Guatemala necesita que, como sociedad, hagamos frente a todo aquello que nos está desangrando por dentro y nos impide desarrollar todo el potencial que estamos convencidos que este país posee.

Check Also

Dionisio Gutiérrez ¿Futuro presidente de Guatemala?

Gran notoriedad causó en el medio político y empresarial la referencia que hizo Pablo Casa…