Cuando nos hablan de inteligencia, muchos pensamos en la inteligencia lógico-matemática o lingüística-verbal, en el coeficiente intelectual, etc.; pero pocos saben que existe un coeficiente emocional y que tiene qué ver con un tipo de inteligencia que se basa en el reconocimiento y manejo correcto de las propias emociones.

El concepto de inteligencia emocional (IE) fue acuñado originalmente por el reconocido psicólogo estadounidense Daniel Goleman. Para Goleman, la inteligencia emocional es indispensable para llevar una buena vida: “El control de la vida emocional y su subordinación a un objetivo resulta esencial para espolear y mantener la atención, la motivación y la creatividad”, afirma el especialista.

El libro más famoso de Goleman, se titula precisamente Inteligencia Emocional y fue publicado en 1995. También la película de Pixar de 2015, Intensa-Mente, representa y aplica muchos conceptos de la inteligencia emocional de una forma didáctica y comprensible para el público general, desde niños hasta adultos.

Otra herramienta útil en tiempos de crisis es la llamada Psicología Positiva, que es una rama de la psicología que se ocupa de estudiar las bases del bienestar psicológico y de la felicidad, así como de las fortalezas y virtudes humanas. Esta rama fue desarrollada por el psicólogo y escritor estadounidense Martin Seligman a través de libros muy importantes como La auténtica felicidad, de 2002; y Florecer, de 2011.

Un concepto importante para trabajar en momentos de crisis es el de la Resiliencia, que es la capacidad de afrontar la adversidad, de adaptarse levemente con resultados positivos frente a situaciones hostiles. Una de las primeras personas en desarrollar este concepto fue el psiquiatra austríaco Viktor Frankl, quien en su famoso libro El hombre en busca de sentido, narra su experiencia en un campo de concentración nazi y cómo el cultivo de su vida interior como propósito hizo que pudiera salir de allí con vida, mientras que varios de sus familiares y conocidos no pudieron.

Finalmente, cuando inevitablemente ocurren pérdidas, tragedias y duelos, existe una disciplina llamada Tanatología, desarrollada por la psiquiatra suizo-estadounidense Elisabeth Kübler-Ross y que básicamente es un método de acompañamiento del duelo, de manejo de la pérdida y del dolor, con miras a su superación.

Check Also

Planta propiedad de CMI recibe calificación sobresaliente en proceso de auditoría social empresarial

La planta de producción de pastas INA, propiedad de Corporación Multi-Inversiones, recién …