El incremento de los precios en las materias primas, debido a la expansión monetaria en las que incurrieron muchos países para afrontar la crisis del Covid-19; la interrupción de las cadenas de distribución en todo el mundo; una serie de malas cosechas en varias partes de África y Asia, y finalmente, la invasión de Rusia a Ucrania, han encarecido la oferta de alimentos en todo el mundo y han hecho que los precios de los alimentos aumente, poniendo en riesgo el presupuesto familiar, y en muchos casos, la seguridad alimentaria de muchos hogares del mundo, especialmente aquellos en los países en vías de desarrollo.

En días recientes, en el programa de televisión Razón de Estado, Dionisio Gutiérrez, entrevistó al especialista en seguridad alimentaria Miguel Ángel García, quien refirió:

“Tenemos que hacernos a la idea de que la suma de la producción de trigo de Rusia y Ucrania es el 30% de la producción mundial. En el caso del maíz, sería un 20% y el aceite de girasol representa conjuntamente el 80% mundial. Eso tiene un impacto muy grande en la seguridad alimentaria de personas, sino en la alimentación de los animales. El mercado está teniendo poca capacidad para cubrir necesidades. En Guatemala, nuestra distancia ha hecho que nuestros proveedores sean Canadá o EEUU, pero sin duda el mercado global se está viendo muy alterado y se hace importante dar facilidades en el mercado geopolítico para que finalmente los puertos del Mar Negro, puedan exportar cereales”, comentó el experto.

Para ver la conversación completa, haga click aquí.

Check Also

China y Rusia: el regreso del modelo autoritario

El presidente de la Fundación Libertad y Desarrollo, Dionisio Gutiérrez, habló del peligro…