Peter Drucker, experto en gestión empresarial, definió hace algunos años el concepto de problema.  Según Drucker, un problema es la discrepancia que hay entre la realidad que se está viviendo y lo que en nuestra opinión debiera estar ocurriendo.  De esta cuenta, podemos darnos cuenta que un problema tiene una connotación subjetiva muy alta, pues lo que para uno pudiera representarlo para otros no tienen ninguna importancia.

La definición de Drucker, igualmente nos revela que mientras más personas se vean afectadas por una situación contraria a sus expectativas, mayor será la dimensión o intensidad con que se considere dicho problema. Es por lo que, al hablar de problemas de nación, nos referimos a esas realidades que están afectando de manera negativa a la mayoría de la población a lograr sus objetivos.

Podrías leer: Problema de confianza en los candidatos.

Del problema a la crisis

Cuando un problema ha recibido diferentes “tratamientos”, es decir, se ha buscado por diferentes formas resolverlo y no se consigue, el problema se transforma en una crisis.  Las crisis producen desgaste, alimentan la frustración y por momentos roban la esperanza de poder llegar a una posible solución.

Decir que “Guatemala está en crisis” es mostrar el descontento continuo que se tiene por problemas que seguramente llevan sin resolverse desde hace mucho tiempo y que, a pesar del paso del tiempo, de los intentos realizados y de las personas que se han involucrado los problemas siguen estando allí.

Video: Razón de estado: “El verdadero problema de Guatemala”

En la edición del programa “Razón de Estado” con el tema “El Verdadero problema de Guatemala” Dionisio Gutiérrez Mayorga indicó que “da la impresión que todos estamos fallando: gobierno, congreso, sistema de justicia, ciudadanos ” e hizo ver la existencia de una “crisis de gobernabilidad y una sociedad enfrentada, polarizada”  La crisis que atraviesa Guatemala, entonces, no es cuestión de uno nada más: se trata de la suma de diferentes áreas que no han respondido conforme a las expectativas de bienestar común que se tienen.

Podrías leer: ¿Fracasó la democracia o los partidos políticos?

Falta e incapacidad del liderazgo

Fritz Thomas, mostraba la falta de un liderazgo de propuesta de cara al futuro y justamente indica su falta de esperanza hacia los procesos políticos que se vienen.  Se requiere de un liderazgo capaz de conducir un diálogo entre las diferentes partes que están involucradas para salir de los problemas en que se encuentra nuestra nación, pero pareciera que las personas que debieran hacerlo no se hacen presentes.

El gran desafío que los guatemaltecos tienen por delante es la del surgimiento de los actores que en definitiva se enfoquen por resolver de manera práctica las situaciones que les aquejan.  La brecha existente entre las expectativas y la realidad es el problema con el que nos enfrentamos hoy en día.  Cada uno de esos elementos que genera la fricción deben ser resueltos, pero en primer lugar se requiere que exista el surgimiento de las personas correctas que actúen a favor de esa solución.  ¿Podría ser entonces, que en medio de todas las expectativas que se tienen por cubrir, el verdadero problema en Guatemala sea la falta del liderazgo que haga suceder las cosas?  Júzguelo usted…

 

Check Also

DECISIONES 11/8: Elecciones de Presidente en Guatemala

El pasado 11 de agosto se llevó a cabo la segunda vuelta del proceso electoral 2019 en Gua…