Desde mediados de junio las criptomonedas más valiosas del mundo han perdido alrededor de 75% o 70% de su valor, esto después de haber alcanzado máximos históricos en noviembre de 2021.

Esto sucede mientras los principales bancos centrales del mundo suben los tipos de interés para intentar frenar la inflación generalizada y los inversionistas han tomado la decisión de retirarse de los activos de alto riesgo.

Esta no es la primera vez que las criptomonedas sufren una caída importante y esta puede ser la razón por la que muchos de sus más fieles promotores siguen intentando mantener la calma mientras pierden mucho dinero de sus inversiones. En diciembre de 2018, nueve años después de su creación, Bitcoin experimentó una caída del 80% en su valor, algo que alertaría a algunos de los inversionistas sobre la alta volatilidad de la inversión en criptomonedas.

El precio de las criptomonedas está determinado por la cantidad de personas que están interesadas en comprarlas, cuando ese interés disminuye, el precio se desploma. Durante la crisis sanitaria mundial del COVID-19, el precio de ciertas criptomonedas como el bitcoin se disparó en un 175%, subida que comenzó a finales de 2019, pero con la crisis inflacionaria que desató la pandemia, el conflicto en Ucrania y el precio de las materias primas, es natural que el precio de las criptomonedas sufra, algo que también se puede ver en las bolsas de valores del mundo.

El futuro de las criptomonedas es incierto, mientras sus fanáticos intentan mantener el optimismo, mucha gente ha perdido mucho dinero y eso ha hecho que la confianza en el dinero virtual se desplome.

Check Also

China y Rusia: el regreso del modelo autoritario

El presidente de la Fundación Libertad y Desarrollo, Dionisio Gutiérrez, habló del peligro…