Hoy en día es impensable que algo no aparezca en Google. Se nos ha hecho rutina buscar cualquier tema o persona en Google y ésta es una herramienta que organizaciones y empresas han comenzado a incorporar cada vez más en sus procesos de reclutamiento y selección de personal, elaboración de perfiles.

Una definición bastante ortodoxa explica a la reputación digital como el conjunto de conceptos, atributos y valoraciones predominantes que los usuarios del entorno 2.0 asignan a un sujeto, organización, empresa, marca o institución en determinado momento.

¿Estás seguro de que estás llevando tus activos digitales, o en otras palabras, tus perfiles en redes sociales, de la mejor manera? Aquí te damos varios consejos para que tu reputación digital sea impecable.

Intenta revisar tu nombre en motores de búsqueda de páginas e imágenes y poder determinar qué tipo de información necesitas posicionar.

Pídele retroalimentación a tu comunidad. Por algo esto se llama mundo “2.0”, porque tenemos la posibilidad de recibir feedback sobre la manera en que nos manejamos digitalmente. Los comentarios de un tercero pueden darte una perspectiva muy valiosa.

La reputación digital no es eterna en el tiempo. No es para asustarte, pero todo el esfuerzo que le pongas a tu reputación digital puede esfumarse en un segundo, por un error de cálculo o por decir algo en el momento y lugar equivocados. En estos tiempos de cultura de cancelación, hay que ser muy cuidadoso con las opiniones que expresamos y el impacto que puedan tener en la opinión pública. Piensa que una vez que una información sale, ya está fuera de tu control y no es posible deshacerla.

 

 

 

 

 

Check Also

Ellos son los empresarios más admirados de Centroamérica

A propósito de su edición especial por el Bicentenario de la Independencia de Centroaméric…