Valores y legado van de la mano. Se nos dice que estamos viviendo en una sociedad donde los valores se están perdiendo de a poco; sin embargo eso podría no ser del todo cierto.  Iniciemos poniéndonos de acuerdo con la definición de un valor. Porque, en primera instancia creemos que un valor se refiere a cualidades y virtudes que se poseen y que están apegadas a una plomada de valor que marca el comportamiento ético dentro de un grupo.  En la realidad no es así, eso que definimos más bien son principios; principios que son valiosos y por eso se convierte en un valor.

La Real Academia Española, dentro de diferentes alternativas que ofrece, define valor como “cualidad que poseen algunas realidades, consideras bienes, por lo cual son estimables”. Estas “realidades” en muchos casos son esos principios que al ser atesorados por un grupo de personas (sea una familia, organización o nación entera) definen y marcan su cultura.

La importancia de los valores.

Pero ¿por qué es importante que se tengan bien definidos estos elementos de valía?  Juan Carlos Jiménez, en su libro “El Valor de los Valores” indica que:

“Para el bienestar de una comunidad es necesario que existan normas compartidas que orienten el comportamiento de sus integrantes. De lo contrario, la comunidad no logra funcionar de manera satisfactoria para la mayoría.” Jimenez, Juan Carlos. El valor de los valores en las organizaciones (Spanish Edition) . Cograf Comunicaciones. Edición de Kindle.

Aún sin decirlo de manera literal, podemos inferir que la valía de un valor cobra sentido cuando es puesto en práctica, caso contrario se convierte en una ilusión de una realiad que no se está viviendo.  Es justamente la puesta en práctica, la vivencia de un comportamiento lo que marca el paso para que otros puedan no solo imitarlo sino volverlos propios para el beneficio de todos.  Este es el caso del estilo de vida de Juan Bautista Gutierrez.

Podrías leer: Familia Gutiérrez Bosch y la búsqueda del bien en Guatemala

Una vida de principios que formó valores

La forma de vivir de Juan Bautista Gutiérrez no pasó desapercibido y como un legado inspirador logró definir una cultura organizacional en Corporación Multi Inversiones (CMI). Es probablemente ese carácter alegre y apasionado lo que llevó a definir con el acróstico REIR ese estilo de vida que “Don Juanito” practicaba.

  • Responsabilidad: “asumir y cumplir el compromiso individual, así como responder por nuestros actos y consecuencias.
  • Excelencia: “ buscar la superioridad y acercarnos a la perfección en lo que hacemos. Para ello, buscamos hacer mejora continua, dar resultado excepcionalmente buenos y ser eficientes.
  • Integridad: la congruencia de nuestros actos y palabras con nuestros valores.
  • Respeto: la consideración que prestamos a los derechos de los demás y al sistema legal que apoya dichos derechos.

Un principio se vuelve valioso cuando se está dispuesto a pagar el precio que conlleva practicarlo por los beneficios que genera.  Don Juan Bautista Gutiérrez pagó el precio, comprendió el valor que representaba practicarlos y, como beneficio, nos mostró que valores y legado van de la mano.

Video: Libre Encuentro con Dionisio Gutiérrez: Valores Progresistas: Cultura y Desarrollo

 

 

 

Check Also

DECISIONES 11/8: Elecciones de Presidente en Guatemala

El pasado 11 de agosto se llevó a cabo la segunda vuelta del proceso electoral 2019 en Gua…