Para el COVID-19, llamado coronavirus popularmente, no existe vacuna ni tratamiento médico conocido. Es cierto que algunos ya hablan de emplear la cloroquina, un fármaco utilizado contra la malaria o el remdesivir que se usó para tratar el Ébola en 2014, pero aun se encuentran en fase experimental.

Sin embargo, los chinos ya han acudido a su medicina tradicional para paliar los síntomas del COVID-19. En febrero, el Centro Chino para el Control y prevención de Enfermedades agregó elementos de la medicina tradicional china debido a su gran eficacia para tratar el virus.

La Oficina General del Comité de salud de China recomienda a los hospitales que suministren Qing Fei Pai Du Tang, fórmula conocida en China por su capacidad de limpiar los pulmones y por ser una decocción desintoxicante.

Esta fórmula se obtiene a partir de una mezcla de 20 plantas entre las que se encuentran algunas conocidas por el mundo occidental como la efedra, la cáscara de la mandarina, la efedra, el jengibre y el cilantro. Algunas otras hierbas son propias de la flora china. Los pacientes toman una dosis de esta decocción con agua tibia cada 8 horas después de cada tiempo de comida.

Luego toman media taza de sopa de arroz. Estos cuidados los combinan con tratamientos antivirales, todos ellos en fase experimental como los mencionados al inicio del artículo. Este tratamiento es parte de un tratamiento de medicina integrativa que busca ayudar a los pacientes usando todas las terapias disponibles, tanto farmacológicas como naturales o complementarias.

Durante el brote del SARS en 2003 ya se había hecho uso de la medicina tradicional en China. Los pacientes mostraron mejoras en sus síntomas y sus pronósticos. Pasaron tiempos de hospitalización más cortos y sufrieron menos efectos secundarios que quienes siguieron tratamiento basado con esteroides, por ejemplo.

Según varios científicos, muchos remedios tradicionales tienen ingredientes antivirales y pueden inhibir directamente la reproducción del coronavirus. El uso de estas fórmulas no se basa solo en la experiencia, sino que se someten a estudio y pruebas para conocer cómo la estructura de los compuestos puede interactuar con las proteínas del CCOVID-19. Un acoplamiento positivo sugiere que es posible que inhiba la multiplicación del virus, según el artículo publicado en el Journal of Integrative Medicine.

Check Also

Dionisio Gutiérrez: un empresario en política

En el marco del «III Congreso Iberoamericano para Presidentes de Compañías y Familias Empr…