El Estado de Derecho

Se define el Estado de Derecho como la comunidad social con una organización política común y un territorio y órganos de gobierno propios que es soberana e independiente políticamente de otras comunidades.  Es un modelo de orden para un país por el cual todos los miembros de una sociedad se consideran igualmente sujetos a códigos y procesos legales divulgados públicament

En otras palabras el Estado de Derecho refiere a la soberanía e independencia que un pueblo debe disfrutar y vivir con responsabilidad.  Es la aspiración suprema de un gobierno que ejecuta las leyes de la manera correcta.

El problema no es la ley

Si bien se requiere del dilema inicial de formular las leyes adecuadas para el el Estado de Derecho se fundamente adecuadamente, ese no es el problema en Guatemala. Las leyes existen, los reglamentos están ahí y las instituciones poseen los mecanismos para poder ejercerlas.  El problema radica en esencia en la falta de voluntad para llevar a la práctica esas leyes.

Guatemala está en la proximidad del inicio de un nuevo período de gobierno en el que con más o menos expectativas, el ciudadano “común” está en el puesto de observación para verificar si lo que se ofreció en campaña será una realidad.  No solo por parte del ejecutivo se tiene expectativas, el resto de poderes del Estado están en el ojo del huracán y siendo altamente demandados para que puedan ejecutar lo que legalmente le corresponde a cada uno.

Recomendamos leer: Interacción entre Política y Empresa en Guatemala

Hace algunas semanas en el programa Razón de Estado, Christians Castillo recordó los intentos de acuerdos mínimos que ha tenido Guatemala en el pasado: “hay que recordar que de las dos coyunturas previas a 2015, salimos con acuerdos. La Constitución del ‘85 y los Acuerdos de Paz del ‘96. La crisis de 2015 no derivó en acuerdos para el país, a pesar de que hubo propuestas para encontrar una agenda mínima, porque no ha habido la voluntad política para implementarlos. (…) Los políticos no piensan sobre lo que pasará en 20 años, sino en las próximas elecciones, lo que nos ha dejado con grandes vacíos en el país.”

La importancia de la voluntad es enorme, debido a que ella es la ejecutora de las buenas intenciones. La demagogia cada vez encuentra mayor rechazo y aberración por parte de la población.  Se requiere acción, acción que brinde resultados, resultados que generen desarrollo, desarrollo que sea para toda la nación.

 

Check Also

Fundación Juan Bautista Gutiérrez: fuente de desarrollo personal y social

El desarrollo social es uno de los temas que más interés atañe a la sociedad. Al hablar de…